Rosario, Viernes 20 Abril 2018
Jueves, 14 Diciembre 2017

La CGT se plantó contra la reforma previsional y convocó a un paro

Escrito por  La Capital
Valora este artículo
(0 votos)

Será el viernes, si se vota el proyecto oficialista. Hoy se espera una gran movilización al Congreso, convocada por todas las centrales sindicales.

El día llegó; luego de eludir por dos años lo inevitable, la CGT se le plantó al gobierno. Que si no pospone o retrocede en su pretensión de aprobar hoy la reforma previsional que viene acelerada en Diputados, pagará con un paro general de 24 horas, mañana viernes. Esta vez, un paro firme, y generalizado, acompañado por las dos CTA, todos los movimientos sociales, el peronismo en sus distintas versiones, y la izquierda.
Así lo anunció ayer el Secretariado de la central que conduce el triunvirato integrado por Juan Carlos Schmid, Carlos Acuña y Héctor Daer (ayer fuera del país, pero representado por su hermano Rodolfo, y otros dirigentes del sector). La mecha se encendió en pocas horas; fue cuando la Casa Rosada, temiendo el creciente descontento social con la reforma previsional, decidió adelantar la sesión en Diputados para hoy.

El triunvirato, ya muy disconforme con el avance del gobierno sobre los jubilados, sintió que se había pasado el límite de lo tolerable, y reaccionó.

"El proyecto le mete la mano el bolsillo al futuro de los trabajadores y condena a la sobrevivencia y a la miseria a los actuales jubilados, nunca tuvo nuestra aprobación y lo rechazamos en todos sus términos", arrancó diciendo ayer Schmid en la sala de conferencias de prensa, en el histórico edificio de la calle Azopardo al 800.

Jaque al opo-oficialismo

"Sabemos que hubo un acuerdo a nivel de gobernaciones y del Senado de la Nación, que no compartimos", abundó el rosarino del Sindicato de Dragado y Balizamiento. Y tras cartón, anunció: "acompañaremos la movilización al Congreso (citada al mediodía) y declaramos un paro nacional de 24 horas después de iniciado el tratamiento y la eventual aprobación de la ley de reforma previsional".

De este modo, la CGT deja al borde del nocaut al sector de diputados (Bloque Justicialista) que representan a gobernadores que firmaron el pacto fiscal con la Rosada. Y también complica mucho al propio gobierno.

Con la decisión de la CGT de dar batalla frontal, la sesión de hoy en Diputados entró en zona de terapia intensiva. Todo puede pasar hoy, nada se descarta, pero a esta hora no sería descabellado que el propio gobierno retire su decisión de ir a dar la pelea (que implicará primero conseguir el quórum, y luego los votos), y así evitar una derrota que sería una pésima noticia de fin de año para el mundo amarillo. Justo en el momento de mayor fortaleza numérica en las cámaras, luego del triunfo electoral de octubre pasado.

El anuncio

Luego Acuña tomó la palabra, "todos los aumentos de tarifa, los medicamentos, los alimentos, la inflación, la tienen que arreglar los jubilados, los trabajadores. Y hasta pagando ganancias, para salvar la situación del estado, que no da ningún ejemplo". Luego, Acuña le advirtió a los diputados "que dicen ser peronistas, que no puede ser que quieran arreglar los problemas de las provincias con la plata de los remedios y de los alimentos de los jubilados. Que lo piensen, estamos a tiempo, pueden no tratarlo o revertirlo, están en un rumbo totalmente equivocado".

Francisco, el "Barba" Gutiérrez, metalúrgico, sentado junto a Schmid, ratificó que la CGT convoca a la movilización.

¿Si la sesión en Diputados no se hace por falta de quorum, o la aprobación no se alcanza por falta de votos, el paro del viernes quedaría sin efecto? (preguntó este cronista).

"Es una pregunta que deberían contestar los legisladores que han venido haciendo (con el gobierno) acuerdos, y una serie de volteretas, para tratar de acelerar la sesión", contestó Schmid.

La CGT se declaró, además, en sesión permanente, para monitorear los acontecimientos de hoy en el Congreso. Respecto de los sindicatos que ayer estuvieron ausentes, Schmid aclaró que están todos informados, que seguramente "se irán sumando", y que la decisión del secretariado está en línea con "el mandato del último Comité Central Confederal" que realizó la central con sede en la calle Azopardo.

El apuro

La historia de la reforma previsional, una pieza legislativa central para el gobierno de Macri, arrancó con la firma de un pacto fiscal con la casi totalidad de los gobernadores, que luego tuvo su secuencia en el Senado, cuando el oficialismo con la ayuda del sector que orienta Miguel Pichetto, consiguió dar la media sanción.

Pero con el correr de las semanas, el diablo metió la cola, el clima social se enrareció, y el presunto camino allanado para la Casa Rosada se convirtió en un pedregoso sendero con destino incierto.

La sesión escandalosa de anteayer en el plenario de comisiones donde el oficialismo consiguió de todos modos las firmas del dictamen que le habilitan la sesión, fue la primera señal de alerta. Algo no estaba bien para los planes del gobierno. Un sector de jubilados logró ingresar a la sala del anexo donde se concretó la comisión, e increpó a los diputados oficialistas. El diputado Agustín Rossi puso el cuerpo (con una memorable "palomita", luego de pararse sobre una mesa) y evitó que los forcejeos pasen a mayor.

Luego, en el día de ayer, ocurrió la llamada de la Rosada al presidente de la Cámara (Emilio Monzó) donde se le pidió que aceleren la sesión -inicialmente prevista para el 20 de diciembre- "porque se complica sostener la reforma en la 'publica', es mejor no darle tiempo al descontento", le dijeron a Monzó. Los votos de los peronistas "amigos", "de los gobernadores", hasta ayer, antes del anuncio de la CGT, estaban. Por eso Cambiemos aceleró.

Pero luego del anuncio de la CGT — movilización y paro- ya nadie podía anoche garantizar nada. El final de la historia quedó abierto, y hoy se sabrá.

En el tercer piso del Palacio, entretanto, el santafesino Rossi desplegaba ayer su tradicional potencia de trabajo. Y hablaba con todos.

Su vuelta a la cámara no podía ser más electrizante. De arranque, mostró un estilo muy distinto al de su antecesor. Por caso, consiguió un dictamen amplio de minoría, compartiendo firmas con otras fuerzas opositoras (algo que el FpV — PJ no había conseguido en los últimos dos años).

Si en el día hoy los legisladores opositores, apoyados en una movilización callejera que se prevé gigante, consiguen parar la ley de reforma previsional, habrá comenzado otra etapa en la disputada política nacional. Si el gobierno logra desarmar la rebeldía cegetista, y votar la ley, habrá conseguido un triunfo clave.

Hoy, paro en las escuelas públicas

Los maestros de escuelas públicas de todo el país pararán hoy en rechazo a la reforma previsional que impulsa el gobierno y a la decisión de Cambiemos de adelantar la sesión parlamentaria para discutirla. En la ciudad, también estarán de paro los docentes universitarios, incluidos los de las escuelas secundarias dependientes de la UNR. Todas las centrales sindicales se movilizarán hoy a Buenos Aires. La Gendarmería impidió ayer con violencia que se realizara una vigilia frente al Parlamento, como corolario de la jornada de protesta que realizaron las organizaciones sociales. Todos volverán hoy para tratar de impedir el recorte de los haberes a los jubilados. Si no lo logran, la CGT convocó a un paro para mañana.

Fuente: La Capital

Leer 111 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}