Rosario, Martes 17 Octubre 2017
Lunes, 19 Diciembre 2016

Errores, internas y paciencia

Escrito por 

El gobierno nacional llega a fin de año sin poder resolver el tema Ganancias. Caída de Macri en las encuestas e internas en el gabinete. En la oposición tampoco se resuelven los liderazgos.

No es nada bueno el resultado del balance real para el gobierno nacional. La mala praxis demostrada en el tema Ganancias impacta de lleno en su clientela política pero, ni aun sí, se dio cuenta de su torpeza. Paradójicamente, el único brote verde es la tolerancia, la paciencia, con que buena parte de la sociedad aguarda que suene el reloj que despierte al Ejecutivo.

El presidente de la Nación desairó en un segundo la opinión de una parte de su gabinete, funcionarios de segunda línea y legisladores que cuentan en el off que al gobierno no sólo le falta política sino que vive una peligrosa ausencia de coordinación hacia adentro y hacia afuera.

"Cedimos posiciones con la CGT y con los piqueteros, pero ahora nos hacen la guerra por Ganancias. Falta alguien que una los cabos sueltos", fue el lamento de una altísima fuente del PRO. La crítica se refiere directamente a la tan mentada "ausencia de política" que se deja ver en el campamento de Balcarce 50, mucho más cuando el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, no opera o no se encuentra activo.

Cada vez que en el oficialismo se rechazaban las críticas por la falta de capas políticas capaces de atajar los penales, se hacía mención a Emilio Monzó, un eterno armador de roscas que, incluso, fue pieza clave para los buenos resultados del PRO en Santa Fe.

El secreto de sus ojos

Pero, al margen de los dimes y diretes tras las declaraciones del presidente de la Cámara de Diputados, el jefe del Estado clausuró las diputas cuando dijo que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y sus dos vicejefes coordinadores, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, son sus ojos y su inteligencia. "Cuando ellos piden algo, lo estoy pidiendo yo", dijo. A buen entendedor, pocas palabras.

El run run interno es intenso. Cuentan que en la última reunión del gabinete ampliado, Monzó se retiró justo antes de que hablase el presidente como muestra visible del malestar. Cuesta creer que un subordinado le haga semejante desplante al presidente. "Se fue porque tenía una reunión importante", intenta despejar un informante, sin dejar demasiado convencido al interlocutor.

Por si algo le falta al dislocado fin de año al que arriba el gobierno, ha trascendido en las últimas horas que más allá de Monzó, a quien el presidente de la Nación en una entrevista con LaCapital vinculó con "el microclima de la política", el malestar se direcciona hacia el ministro de Hacienda Alfonso Prat Gay. "A muchos les molestan ciertas actitudes personalistas de Alfonso, quien, es verdad, tiene un ego expandido", narra la fuente.

Estas internas de gabinete son lo peor que le puede pasar al oficialismo. Si algo se le reconocía al gobierno, hasta que se metió en el berenjenal por Ganancias, era la capacidad para articular políticas de consenso con el peronismo en las Cámaras, pese a no tener mayoría en ninguna de ellas.

El presidente subestimó su promesa incumplida y no parece hacer una lectura correcta de lo que vino después. En la entrevista en Casa Rosada con este medio apuntó que Ganancias sólo es un tema que le interesa al 3 por ciento de los trabajadores con sueldos más altos. No sólo no es verdad, sino que, además, ese impuesto impacta directamente en las franjas de clase media que sufragaron por él en el ballottage.

El gravoso error no forzado logró hacer levantar al gigante dormido: el peronismo. Al margen de la foto de la unidad peronista en la Cámara de Diputados, que puede traspolarse a un tren fantasma, la reacción dialéctica oficialista no estuvo a la altura de las circunstancias. Sergio Massa pasó de "ventajita" a "impostor", aunque al inicio de 2016 era sinónimo de buen peronismo.

Pasado un poco el estupor, el gobierno intenta rebobinar la relación con el líder del Frente Renovador, porque sin su concurso será difícil aprobar leyes en el Parlamento y mantener la gobernabilidad en provincia de Buenos Aires. Massa pondrá la otra mejilla porque sabe que parte de sus votos pasados y en ciernes se comparten con Cambiemos. En política se vuelve de todo.

Lo más extraño de todo el derrotero de Ganancias es la decisión de haber mandado a cara de perro el proyecto a sesiones extraordinarias sin tener consenso previo, como hizo antes el gobierno con muchísimos proyectos de ley. Ahora la pelota está en campo contrario y cualquier resultado podría suceder.

En la antesala al puente que significará políticamente el 2017, Macri tiene una sola ventaja comparativa: la ausencia de liderazgo en la oposición. Una encuesta reciente de Andrés Mautone en Rosario pone en valor esa foto de hoy. El presidente ha caído en sus niveles de popularidad y gestión, pero los principales dirigentes de la oposición tienen también mayor imagen negativa que positiva. Como canta Andrés Calamaro: "Nadie sale vivo de aquí".

Atento a esta realidad, será un bálsamo para toda la dirigencia la decisión que tomará en las próximas horas el gobernador Miguel Lifschitz, quien firmará el decreto convocando a elecciones en Santa Fe el mismo día que los comicios nacionales. Todos necesitan tiempo.

En el socialismo crece la idea de que Antonio Bonfatti sea el candidato a diputado nacional. El actual presidente de la Cámara de Diputados asegura que tomará la decisión de acuerdo a lo que le pida su partido. Y, se sabe, el Partido Socialista hoy no tiene otra figura a mano capaz de juntar los votos que sí aporta Bonfatti.

Ante la unificación electoral, la UCRdeberá barajar y dar de nuevo. Pese a los tambores de guerra que lanzaron José Corral, Julián Galdeano y Mario Barletta, entre otros, preanunciando desgarros definitivos con el socialismo, la sangre no llegará al río.

En el peronismo los sectores que ahora no son kirchneristas (antes lo fueron casi todos) buscan encontrar alguna referencia que le pueda ganar a Agustín Rossi, ya lanzado a la diputación nacional. Entre un océano de nombres, ahora se habla también de la jueza Alejandra Rodenas como posible candidata.

Con elecciones unificadas (primarias en agosto y generales en octubre) a la sociedad poco y nada le importará el mientras tanto de la política electoral. Hoy, lo único que mueve el amperímetro es la economía. Y la víscera más sensible es, más que nunca, el bolsillo.

 

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}