Rosario, Miércoles 24 Mayo 2017
Lunes, 20 Febrero 2017

Si pasa, pasa

Escrito por 

El gobierno volvió a exhibir un peligroso ir y venir en sus decisiones. ¿Son torpezas o son acciones que se revisten de error al ser descubiertas? La detención de Milani y los derechos humanos

En el gobierno se debate hoy qué estrategia encarar con vistas a las elecciones de octubre. El sector más ortodoxo, cuya bandera sostiene Jaime Durán Barba, cree que el lema electoral debe ser "somos nosotros o vuelve el kirchnerismo". Los menos radicalizados se inclinan por una opción que no deje de lado el recuerdo de la herencia del gobierno que se fue pero que el corazón de lo que se diga tiene que ser los logros de la gestión que se inició en diciembre de 2015.

Cuando se estaba debatiendo esto entre los que de verdad se sientan a la mesa del presidente para perfilar decisiones, dos hechos de resonancia escandalosa en la palestra pública estallaron: la deuda del correo de Franco Macri y el recálculo (sic) del haber de la jubilación mínima. La administración de Cambiemos volvió a exhibir, otra vez, un peligroso ir y venir en su posición. Por lo del Correo, primero acusó a la fiscal que se opuso al acuerdo de ser K, de no entender de derecho y pergeñó conspiraciones diversas. Por lo de los haberes de jubilaciones, volvió a ver la mano de Cristina y sus seguidores y llegó a decir, en boca del vicejefe de Gabinete, que no los iban a correr por 20 o 30 pesos. Lo llamativo fue que en la conferencia de prensa de Mauricio Macri (buena decisión del equipo de someterlo a un verdadero preguntar y responder) dio marcha atrás concediendo implícitamente la razón a la fiscal Gabriela Boquín y a los opositores que bramaron por el recorte a los jubilados. Si se vuelve a foja cero, entonces ¿es que no tenían razón los oficialistas de enojarse como lo hicieron?

¿Qué piensa de verdad el gobierno sobre estos temas y sobre cuestiones centrales? "El problema central que tenemos a un año de gestión es que seguimos definiéndonos como lo que no somos. No somos K, no somos esa forma de tener y ejercer el poder. Pero qué somos, todavía no lo decimos ni mostramos", le dijo a este cronista un hombre fundador del PRO que supo ser una de las orejas privilegiadas del hoy presidente. Supo porque ya sus "demarcaciones" en distintos temas lo ha hecho acreedor de la condición de "saber irritar al jefe". Un gobierno debe tener siempre un proyecto sugestivo de país, como supo definirlo ya hace mucho tiempo Ortega y Gasset que, de paso, miraba mucho a la Argentina. Pero un proyecto propio. Convencido. Que se defienda. Seguir batiendo el parche por la negativa es de alcance corto.

Ya se sabe que el último período constitucional de Cristina Kirchner bien puede inscribirse en el de los más, sino el más, corruptos de la historia constitucional nacional. La detención del general César Milani derriba la última maqueta de la pretendida defensa de los derechos humanos que se verbalizó entre 2003 y 2015. Ese militar hoy preso fue el elegido personalmente por una presidente para dirigir los destinos del Ejército y para ocuparse de espiar a los adversarios. Sin embargo, ni eso, ni los bolsos de José López, ni Julio De Vido dando clases de transparencia en las concesiones públicas, amortigua las torpezas del gobierno de Macri.

¿Son torpezas? ¿O son gestos que se revisten de error al ser descubiertos porque en realidad guardaban una intencionalidad política? Ejemplifiquemos. Decidir sin explicar de antemano que había un error aritmético en el monto del haber jubilatorio y que entonces corresponde por la dura ley reducir 30 pesos a los que cobren la mínima, ¿es torpeza o un vergonzante modo de recuperar 3.000 millones de pesos semestrales para las arcas extenuadas del Estado? ¿Se equivocaron o se tiraron el lance bajo el concepto de "si se pasa, pasa"? En cualquiera de los dos casos, deja estupefacto al más cercano al PRO la ausencia del olfato y piel para entender que jamás hay modo de recortar o fallar en 6.400 pesos que gana un jubilado. En el caso del Correo, la cosa es similar. ¿Nadie imaginó el colapso público que implicaría hacerle un plan de pagos de 30 años al padre del presidente que es un deudor recalcitrante del Estado? Si la respuesta es no, estamos ante inexperientes patológicos. Si lo decidieron con el norte del "si se pasa, pasa", hay perversidad. En cualquier caso, no deja de ser impactante que todo el costo de estas dos cuestiones los haya pagado Mauricio Macri invocando su ascendencia en el electorado al recurrir a su falibilidad y su acción de corregir lo equivocado.

Por eso será decisivo lo que el presidente opte a la hora de encarar la elección que se avecina. Que no es menor. En eso, la expresión de la figura más rutilante de la política falla cuando dice que no es la muerte de nadie perder una elección. María Eugenia Vidal goza de un prestigio que impresiona a propios y a ajenos. Cada vez que se sienta en un espacio público se destaca por su atractivo popular. "Con muy poco, con una gestión decente que encare temas de fondo, es imbatible", le dijo un intendente K del conurbano bonaerense al ministro de Interior de la nación. Ella lo sabe. Por eso, mira con especial tensión si se comienzan o no las clases en su distrito. Sabe que allí se juega mucho más que la paritaria docente. Un sector gremial no toma ninguna decisión sin llamar por teléfono a Santa Cruz. La magnitud de las cantidades de dinero que implica el acuerdo salarial es propia de un país y no de una provincia.

Vidal cree que es hora de hacer secundario el discurso de la "pesada herencia". Por eso, la gobernadora pide que se extreme el cuidado a la hora de gestionar la nación y confía en que los resultados del segundo semestre que nunca llegó y de los brotes verdes prometidos pueden ayudar. La tiene complicada: la inflación no cesa, los aumentos tampoco y, en especial en su distrito, las fuentes laborales son endebles por no decir precarizadas. Dicen que Macri piensa darle un lugar central a Vidal en la campaña. Comentan los funcionarios de La Plata que fue ella la que usó la frase que luego el presidente pronunciaría cuando lo del Correo. "No hay espacio para Copperfield. Mandan los hechos", habría dicho seria María Eugenia.

 

Luis Novaresio

Periodista en C5N, Radio 10 y Radio Dos. Columnista del diario El Ciudadano de Rosario.

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}