Rosario, Domingo 22 Octubre 2017
Lunes, 24 Julio 2017

Hacer campaña sin decir nada

Escrito por 

Estrategias. El kirchnerismo decidió que lo mejor es no hablar. El gobierno ordenó no confrontar con Cristina y evitar las polémicas en los medios. Así, ninguno de ellos dará explicaciones por el pasado y el presente.

La política argentina en campaña piensa distinto al resto de los mortales a los que debe convencer. Uno supone que la ciudadanía está ávida de saber cómo piensa revertir el gobierno el momento socioeconómico tan duro que deja tecleando a tantos. Se imagina al votante pidiendo explicaciones a quien gobernó 12 años la Nación consiguiendo la realidad tan distinta a su relato. No es loco pensar que los que se postulen deberían estar afilando sus argumentos para hablar de estos temas. Error.

Es impactante conversar en off con los responsables de estrategias y con los propios protagonistas de esta contienda que tendrá su primer paso en apenas tres semanas. El kirchnerismo ha decidido que lo mejor es no hablar. En realidad, Cristina Fernández ha instruido de esta forma a sus seguidores. "No hablen. Salvo con algunos elegidos", le dijo la ex mandataria a un postulante por la Capital.

El macrismo cree algo parecido aunque de manera más sofisticada: no hay que hablar de lo que plantean los periodistas y, especialmente, no hay que confrontar con Cristina. "Hay que transmitir esperanza, confianza en el proyecto que es el futuro", dicen.

Los dos grandes bloques de la política nacional creen que las elecciones las ganará el que se equivoque menos. No el que acierte. Por eso, si hay una ansiedad ciudadana de conocer ideas como se planteaba al comienzo de esta crónica, la frustración será grande. Campaña en silencio o sin sobresaltos.

Si se esto fuera así, la metáfora que implica no hacer y esperar el accionar equivocado el oponente explicaría el porqué del estado actual de una Nación que hace 100 años era la séptima potencia del mundo. Fuera de este fenómeno, es cierto, hay corrientes como las de Sergio Massa o Margarita Stolbizer que intentan poner una cuña en la polarización aduciendo que no es cierto que las opciones son populismo o concentración liberal y la izquierda contraria a todos, que exagera su tradición de debate dividiéndose sus seis dirigentes en cinco ramas distintas.

María Eugenia Vidal ha decidido ponerle el cuerpo a la campaña a pesar de su deseo. En la semana que pasó le confesó a un grupo pequeño de ministros y secretarios que ella esperaba estar este año en un segundo plano y dedicarse a gobernar ese país que se llama provincia de Buenos Aires. "No tenemos margen, Mariu" (a veces fatiga el uso permanente de apelativos o nombres de pila de gente grande con responsabilidades aún mayores), contó que le dijo Horacio Rodríguez Larreta en la reunión de "los que escucha el jefe". Para los que transitan los pasillos de las oficinas del poder, en provincia se nota una preocupación por el resultado electoral. Es difícil encontrar a un dirigente de Vidal exhibiendo encuestas exitosas como sí se percibe en la Casa Rosada. La gobernadora, fidelísima al presidente, tomó nota de esto y será la jefa virtual de campaña en cuanto imagen central de Cambiemos. Más que Macri. Mucho más. Y esto, por decisión del circuito íntimo del poder de su partido.

El presidente Macri ha creado una especie de círculos concéntricos del poder. "El primero, lo ocupa él y sólo él", le explica a este cronista uno de sus ministros. "Mauricio toma decisiones en todas las áreas. Delega, es cierto. Pero no es el riojano que se iba a jugar al fútbol o a la tele mientras Cavallo gobernaba. Está. Llama. Decide. Al que no le gusta, se va. Si no, mirá Prat Gay", grafica el secretario de Estado.

El segundo círculo, con ingreso irrestricto al oído presidencial, está integrado sólo por tres dirigentes: María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y Marcos Peña. "Nadie más. No te confundas", sentencia el mismo hombre con despacho en Balcarce 50. Cuenta un viejo periodista que conoce el movimiento PRO desde sus inicios cómo la gobernadora fue contratada por primera vez en la fundación que dirigía el hoy jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, la confianza de Macri cuando la colocó en una secretaría de Boca Juniors y "la firma en blanco" que el hoy presidente es capaz de darle a Rodríguez Larreta. "Nosotros no venimos de distintos sectores a converger en lo mismo. Nosotros somos lo mismo", suele decir el hombre que gobierna Capital en referencia a Macri, Vidal y él. ¿Y Peña? También tiene firma en blanco del presidente. Macri lo sueña como su sucesor. Luego de estos dos primeros segmentos de poder, viene el resto. Ministros y secretarios, algunos con atención privilegiada como Mario Quintana (muy importante y respetado) o Nicolás Caputo. Pero luego.

Del lado de Cristina, el sistema es mucho más sencillo. "Manda ella", dice una diputada que pondría las manos en el fuego por la ex presidente. Su hijo Máximo tiene llegada preferencial pero las decisiones son unipersonales. Es interesante relevar que tanto la doctora Fernández como el ingeniero Macri han especulado recíprocamente de manera análoga. El presidente cree que el miedo al regreso de la señora va a inclinar la balanza en octubre obligando a los que elijan a terceras opciones a votar por Cambiemos. Digámoslo directamente: el Pro cree que si Cristina hace una buena elección, los votantes de agosto de Massa y Randazzo que aborrecen a los K se harán amarillos en octubre. La exmandataria piensa parecido: no hay que hostigar al gobierno porque el mal momento objetivo de las mayorías (inflación, aumentos generalizados, salarios a la retaguardia) que le cuesta llegar a fin de mes le da oxígeno y supone que una buena performance de Cambiemos obligaría a los votantes de Randazzo y a los opositores a concentrarse en su lista.

¿Y el tema de la corrupción? Ambos cuadros de dirigentes vuelven a coincidir. El tránsito de funcionarios K por los tribunales ayuda a sostener la memoria de lo que fue el pasado. Pero no hay que sobreactuarlo. "La gente no vota pensando en la corrupción", dicen las encuestas que mandaron a hacer los expertos del oficialismo. "Que los beneficiados de las decisiones de estos 18 meses sean los amigos del presidente no nos suma votos. Eso no se ve", dice un candidato de Unidad Ciudadana.

Planteadas así las estrategias, sumando los votos en expectativa de ambos que puede trepar al 70 por ciento, habría que deducir que las claves para la campaña es no decir nada, no asumir responsabilidades por lo hecho o por lo que se está haciendo, evitar la confrontación de todo tipo, de ideas, de debates o de argumentos y considerar que la corrupción no inclina el voto sino el aquí y ahora, sin más plazo que el presente, de la realidad económica individual. Si el resultado es ése, así será.

El conteo de votos del 13 de agosto y del 27 de octubre pintará mucho más que una evidente pobreza dirigencial sino, también, tomará la radiografía de cuántos y cómo somos a la hora de la verdad y no de la mera declamación de café.

Luis Novaresio

Periodista en C5N, Radio 10 y Radio Dos. Columnista del diario El Ciudadano de Rosario.

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}