Rosario, Viernes 21 Septiembre 2018
Jueves, 03 Mayo 2018

Caída, encuestas y realidad

Escrito por 

Claves. El gobierno atraviesa su peor momento desde que asumió. La inflación, los tarifazos y las acusaciones contra algunos ministros hicieron caer al presidente en los sondeos. Movimientos en Santa Fe.

Es el peor momento del gobierno desde que asumió. Tasas altas, inflación sin control, déficit fiscal, tarifazos. En paralelo, caída fuerte en la imagen presidencial. Se escribió aquí, pero vale repetirlo: urge un relanzamiento. Aun así, nadie, porcentualmente, mide más que Mauricio Macri. Y eso también habla mal de la oposición.

Bien vale comenzar con una sentencia del gurú macrista, Jaime Durán Barba, en plena campaña presidencial: "La idea del ajuste para equilibrar la economía y sacarse la peor parte de encima es una idea sin retorno. No hay gobierno que haga un ajuste y después no sea percibido como hijo de puta por la población" (libro Cambiamos, página 60. Autor: Hernán iglesias Illa). A confesión de parte, relevo de prueba.

En verdad, el Ejecutivo viene entonando la melodía del ajuste, con mayor o menor intensidad, desde el momento de su asunción. El debate entre el gradualismo y la aplicación de políticas de ajuste más intensas parece una variación sobre el mismo tema. La verdad está en las palabras de Durán Barba.

La sociedad ha acompañado a Cambiemos contra viento y marea. Contradiciendo un poco la creencia del ecuatoriano, el macrismo ganó las elecciones legislativas de octubre con una mala economía, pero con la bendición celestial de "la grieta", ese formidable negocio político que Cambiemos cobró todo junto por ventanilla. Con tal de garantizar la derrota final del kirchnerismo, buena parte de la sociedad votó sin pensar en el bolsillo.

Ahora, las cosas cambiaron. El kirchnerismo ya nunca podrá volver al poder, la ex presidenta Cristina Kirchner no suma un voto más que el de su núcleo de pertenencia. El macrismo debía demostrar que era "el mejor equipo de los últimos 50 años", que llegaría "la lluvia de inversiones" y euforias por el estilo. Nada de eso pasó, al menos hasta ahora. El macrismo ingresa en su peor momento a este fin de semana largo. Y ya no está el kirchnerismo como para echarle la culpa. O para que la sociedad internalice ese gambito.

Todas las encuestadoras sin excepción coinciden en que el apoyo a Macri no es mayor al 42 por ciento. No es poquísimo, pero está lejos de los guarismos que supo conseguir. Ahora sí: es la economía, estúpido.

Empieza a crecer en los medios de comunicación la idea de que el peronismo olfatea el fracaso parcial de la Casa Rosada macrista y entonces acelera hasta converger en un portentoso bloque que lo volverá a poner a las puertas de la victoria. Ni de lejos es así. El peronismo no tiene un solo dirigente capaz de encarnar, siquiera, un liderazgo módico.

Lo reflejan también todas las encuestas que muestran la caída de Macri: nadie capitaliza la debacle. Una empresa encuestadora midió a todas las referencias peronistas, de pé a pá, y ninguno sumó más que un porcentaje nimio. Pero, esa situación también tiene un contra espejo: en caso de que Macri no gane la reelección en primera vuelta —algo que empieza a ser puesto en duda por todas las consultoras—, el ballottage puede convertirse en una tormenta perfecta para el oficialismo.

Por estas horas, el gobierno empieza a perder a quien fue una pieza clave para la llegada de Macri al punto más alto del vértice del poder: Emilio Monzó. Lo que más lamenta en su intimidad el dirigente nacido y criado en Carlos Tejedor es "la falta de amplitud" del macrismo, incluso tras haber ganado las elecciones.

"Fin de 2017 y principios de este año eran momentos de avanzar sobre las estructuras de otros partidos, abrirnos, tener variantes, mantenernos frescos, con encanto. Ahora están cada vez más cerrados, y no se dan cuenta de que así complican al presidente", dicen muy cerca del titular de la Cámara de Diputados, que se iría de la Poltrona hacia fines de 2019.

Macri desembarcó por unas horas en la provincia de Santa Fe, mantuvo un trato frío y distante con el gobernador Miguel Lifschitz y nada dijo de cuándo y cómo se cumplimentaría el pago a la provincia de la deuda vencida. Sí le repitió como un mantra a Lifschitz cuestiones vinculadas a lo necesario del tarifazo. "La relación es ni fú ni fá, pero no hubo discusión. Con Macri es imposible discutir, él cree que se las sabe todas", revelaron muy cerca del gobernador, tras el viaje compartido por una ruta santafesina.

La política provincial empieza a confirmar algunos esbozos teóricos que se hicieron en esta columna. En Cambiemos parece direccionarse la política interna hacia una competencia entre Luciano Laspina y un postulante radical. El presidente de la comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados mantuvo, el lunes, algunos encuentros con empresarios santafesinos.

La novedad es que los radicales tienen dos pretendientes: José Corral y Mario Barletta, que no sólo comparten la boina blanca sino también el sector de pertenencia, el Grupo Universidad. Toda una rareza santafesina. Pese a esto, habrá que esperar para saber cómo se conforma y confirma la estrategia del macrismo provincial. En Rosario, no hay dudas de que Roy López Molina se encamina a convertirse en el candidato a intendente. El actual concejal profundizó relaciones políticas con funcionarios nacionales, y mantiene reuniones periódicas.

En el día a día de la gestión santafesina, se observa que el intento de reforma constitucional del gobierno ingresó en un stand by. Ahora, las expectativas están centradas en Diputados. Desde Gobernación se considera que la aprobación depende de la actitud de diez diputados peronistas no alineados. "En el Senado ya tenemos los números", dice una fuente oficial. ¿Será?

En el peronismo, está cercana una primaria cargada de adrenalina. Se dijo aquí que María Eugenia Bielsa comenzaría a mantener encuentros con dirigentes sociales y políticos, algo que se confirmó en las últimas horas. Habrá que esperar unas semanas para saber si la arquitecta será esta vez de la partida como candidata a gobernadora o seguirá siendo el mito del eterno retorno.

Con la economía enviando pésimas señales, la política es, aún, un juego de niños.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}