Rosario, Lunes 18 Junio 2018
Lunes, 04 Junio 2018

Tinelli, Nisman y la verdad

Escrito por 

¿Nuevo candidato? La posibilidad de que el conductor televisivo tenga aspiraciones presidenciales despertó diversas especulaciones en el ambiente político nacional.

Marcelo Tinelli irrumpió de lleno en la política argentina.Y la política lo recibió a los golpes. La aparición pública de esta semana del conductor televisivo más exitoso del país no implica de ninguna manera que ya tenga cerrado sentarse a disputar un cargo político pero sí es una decisión expresa de opinar de la realidad desde un lugar distinto al que lo venía haciendo. Puede ser un comienzo. No lo es, con certeza.

Conceder un reportaje en el que él mismo abre al análisis de cuestiones como inflación, crecimiento, educación y proyecto de país es mucho más que dedicar unos minutos en su show de divertimento a temas de coyuntura como ha hecho siempre. Esto alcanzó para que los habitantes con pretensión de ser los monopolistas de la polìtica (y los analistas periodísticos también, cómo no) reaccionaran con ira y virulencia. Que sea un animador popular que recibe a los dirigentes, pase. Pero que venga a disputarles el lugar, en otra cosa. Inadmisible.

En la entrevista que produjimos en la señal de noticias A24 y que se emitió el lunes pasado, encontré a un Tinelli reticente, a priori, a referirse a la coyuntura política y a su cuestión empresaria particular. Sin embargo, a poco de andar el reportaje, por el clima de charla alcanzado o porque él lo decidió, fue el mismo conductor el que abrió el fuego: "Veo con preocupación cómo estamos. Mi mirada es para abajo, una Argentina que sale dándole a los que menos tienen, no beneficios para los que más tienen. Tenemos que arrancar de abajo", afirmó con directa mirada de un dirigente o de quien aspira a hacerlo.

La reacción de la "industria política", la que cree que nadie que "no sea del palo," tiene derecho a venir a interferir un sistema que se mantiene desde hace décadas, la misma que sorteó el "que se vayan todos" en distintas versiones, descargó la furia. ¿Ahora se entera de lo que sucede con "los de abajo"?, bramaban en privado las cabezas de los partidos políticos tradicionales. Desde el oficialismo, fue notoria la expectativa por saber qué iba a decir el conductor al punto de llamar reiteradamente a la producción del programa mientras se grababa la entrevista. Sin esperar más que unos minutos, el equipo institucional de encuestas oficial salió a medir al "candidato".

El peronismo, salvo aquel que alienta (¿y conversa?) con Tinelli, sacó a relucir los antecedentes empresariales de él como si esa misma dirigencia estuviera libre de inventario. El episodio con el gobernador de Salta es bien demostrativo. Juan Manuel Urtubey no esconde que quiere ser presidente. Invierte la mitad de su tiempo de gestión en la Capital Federal y camina por un fino andarivel de querer representar al PJ y no rechazar abiertamente su cercanía con Cambiemos desde donde, algunos utópicos, imaginan una fórmula con pata peronista del salteño. Tinelli vio eso y dejó caer un tuit preguntando por esa misma contradicción a la hora de discutir tarifas. Urtubey no dudó. Lo acusó de ignorante republicano y nulo entendedor de lo que pasaba. Si es sabia la tradición popular que asegura que los animales zarandeados llaman a su dueño, aquí operó el refrán con exactitud.

El otro episodio demostrativo de la molestia de la corpo política vino también del norte, aunque de Jujuy. El hombre del show más visto en la tele estuvo en un paraje humilde de esa provincia cumpliendo el sueño que acompaña al concurso de baile. Habló de pobreza, de falta de cloacas y de agua corriente. Desde allí, una periodista y maestra cruzó a Tinelli acusándolo de demagogia porque supuestamente menospreció la educación del lugar y por posar la mirada de lo que falta tan lejos, teniendo a La Matanza, así dijo esta educadora y locutora, mucho más cerca. No importa que sea verdad irrefutable que no hay agua potable como debe ser, cloacas o pobreza en el norte. Qué cosa viene a hacer ese showman con aspiración a político mostrándolo, sería la reflexión que siempre usa la política tradicional, refractaria a mirar la realidad y apenas ocultarla con la chicana partidaria.

¿Puede ser Tinelli candidato a presidente? No tengo la menor idea salvo en el dato formal y obvio de que cumple con los requisitos de ley para serlo. Desconozco, en profundidad seria, si lo desea. Menos, si está en condiciones. La notoriedad pública no le garantiza nada. Es más: su tradición televisiva será un rico archivo para que sus oponentes le exijan explicaciones. Y eso funciona en nuestro país. Es mucho más atendible por buena parte de la ciudadanía sabe si cortó una pollera en cámaras que hacer beneficio de inventario de transfuguismo político de los que hoy son aliados y ayer enemigos, enriquecimientos siderales de los que sólo hicieron política en su vida o agachadas varias a lo largo de los tiempos.

Como se dijo antes, Tinelli tendrá que dar explicaciones por su sociedad con empresarios hoy presos. Eso será el camino judicial que deslindará verdaderas responsabilidades de una especie de convencimiento insólito de que la cercanía física contagia delitos. Por lo otro, probablemente amplificado por el periodismo que bandea entre el natural celo por no haber conseguido la entrevista y la inexplicable furia propia de la incapacidad de manejar la furia, el ego y el sentido de progreso propio sin mirar al costado, si tiene talento y formación para discutir la cosa pública, habrá que verlo. Hoy, todo luce como un lanzamiento y, en 50 minutos de charla, apareció un sólido discurso. Se verá.

Nisman: la Cámara Federal de la Capital, con los votos de los doctores Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia, acaban de ratificar la hipótesis de que Alberto Natalio Nisman fue asesinado. En un fallo de hace horas, los jueces consideraron que la primera etapa de la investigación malogró la prueba. No dicen quién o quiénes lo mataron, por qué lo hicieron y si hay relación con Diego Lagomarsino, el único imputado como partícipe necesario al ceder su arma. No descartaron que la muerte haya tenido que ver con la firma del tratado de entendimiento con Irán y, sin nombrarla, no descartaron que haya que analizar el grado de participación de Cristina Kirchner en todo esto. Irurzun habla de un "complejo plan criminal" para el asesinato. A tres años y medio de la muerte de un fiscal de la república, se afirma un homicidio, sin sospecha de autoría, del motivo y del modo de perfeccionamiento del acto antes del disparo matador.

Así funciona la justicia argentina. Sin embargo, eso es lo secundario frente al acostumbramiento social que despierta la decisión. No pasa nada. Alguno podría preguntar qué cosa puede el ciudadano de a pie hacer frente a este hecho tremendo. La política es la que sostiene el modo de nombrar, remover a los jueces y dotarlos de independencia o no. Quizá sea forzada la explicación, pero uno siente que la irrupción de outsiders de relevancia social para ingresar a la cosa pública tiene que ver con la osadía de impunidad permitida por los que, hoy, se indignan con la llegada de Marcelo Tinelli.

Luis Novaresio

Periodista en C5N, Radio 10 y Radio Dos. Columnista del diario El Ciudadano de Rosario.

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • La hidrovía, más allá del año 2021

    La hidrovía, más allá del año 2021 En tres años vence el contrato de concesión del dragado de la vía navegable. Empresas y funcionarios de la región evalúan cómo seguir. "El momento de la hidrovía" es el lema del XII Encuentro Argentino de Transporte Fluvial que se[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}