Rosario, Sábado 25 Noviembre 2017
Domingo, 02 Septiembre 2012

Che pibe, vení, votá

Escrito por 

"Si hay que triunfar, siempre te vamos a llamar. Para guerras o elecciones, pibe no nos abandones. Che pibe, vení, votá". La letra de aquel hit ochentero de Raúl Porchetto (luego convertido en cover por Mónica Posse) sirve como editorial para este nuevo tiempo, en que para el oficialismo es clave el voto adolescente para tratar de llegar a la última estación del voceado "ir por todo".

Como casi siempre desde que el kirchnerismo es gobierno, el oficialismo ha logrado correrle el arco a la oposición que transita por el carril de centroizquierda y, esta vez, también a la centroderecha. Primero con la ley de medios, luego con las AFJP, más tarde con Aerolíneas, hace poco tiempo con YPF y ahora con la ofensiva para que los jóvenes de 16 años puedan votar, el Ejecutivo deja atolondrada a una oposición lenta de reflejos, abombada, casi sin iniciativa propia. Frente a la extraordinaria puesta en escena que hace la presidenta de la Nación toda vez que lanza a la palestra proyectos rimbombantes, los opositores contestan siempre con el mismo argumento: "Nosotros también estamos de acuerdo". La pregunta es, entonces, casi una cuestión cantada: ¿Por qué no los propusieron en vez de terminar haciéndole la venia al gobierno?

Perdiendo el control. A la centroizquierda se le hace muy difícil, casi imposible, modificarle la agenda al gobierno. El caso del Frente Amplio Progresista, FAP) es paradigmático. Han votado los legisladores nacionales del socialismo la inmensa mayoría de las "leyes insignia" del gobierno, aunque muchas de ellas eran paladeadas de antemano en los comités y en las casas partidarias. Sin embargo, nunca han logrado masa crítica ni en el terreno legislativo ni tampoco en el ámbito en el que el kirchnerismo hace de patrón de la vereda a la hora de hacer política.

Ese territorio de la centroizquierda, del progresismo, está hoy demasiado transitado pero, además, es el que ha elegido el gobierno para maximizar el "relato", el "vamos por todo". A la hora de la pelea electoral, el resultado fue contundente: Cristina cosechó el 54 por ciento. Los opositores se dividieron hasta el paroxismo, terminando en un poroteo estéril para cualquier ambición que se precie de tal. Progresistas, pero divididos.

Créase o no, la oposición desperdició en el último turno electoral un instrumento que, bien utilizado, hubiera camuflado su debilidad. Nadie hizo uso de las internas abiertas. Hermes Binner, Elisa Carrió, Ricardo Alfonsín (entre otros candidatos del vector de la progresía) privilegiaron sus vanidades por sobre las primarias. Y así les fue.

Si la oposición repite esa estrategia en los comicios legislativos de 2013 el kirchnerismo habrá quedado a un tris de hacer realidad aquella profecía de Diana Conti cuando habló de la "Cristina eterna". Se entiende por estos días la lógica del gobierno al encerrarse en medidas tan ampulosas como poco ortodoxas. El cepo cambiario como jugada de todo o nada esperando que pase el temblor. Creen en el Ejecutivo que luego de un año con variables hacia abajo —pero también sin elecciones— el 2013 verá nuevamente las cajas henchidas, con la soja volando en su cotización y con un contexto regional menos tensionado. Y el año próximo, el kirchnerismo juega su futuro.

Sin sucesor. Pese al innegable crecimiento electoral, y a una masa crítica que se expandió —al punto de constituirse en un nuevo mojón para la política argentina desde el magro 22 por ciento de los votos que cosechó Néstor Kirchner— el voceado "proyecto" no tiene continuidad hoy por hoy más allá de Cristina. Ese centralismo dominante, basado en una comunicación radial que abarca, incluso, a ministros y funcionarios, permite que la jefa del Estado sea la única que ocupa el centro de la escena, pero también impide que continúe el "proyecto" más allá de la unipersonalidad. Casi un oxímoron: el proyecto se agota en una persona.

Ir por la Constitución. Y como no hay sucesor a la vista, el kirchnerismo no se queda en el amague, quiere cambiar la Constitución para adaptar el corpus a las circunstancias. Carlos Menem pensaba lo mismo al final de los demonizados 90. El obstáculo principal para el sueño eterno del menemismo fue el propio peronismo que, de la mano de Eduardo Duhalde, le fue bloqueando todas las variables para ir en busca de una re-reelección.

El peronismo no tiene hoy más que voces discordantes sin peso real en las estructuras de poder. Aquel Duhalde tenía de su lado a la poderosa provincia de Buenos Aires, pletórica de caciques y barones del conurbano. Muchos analistas (y algunos peronistas) quisieron ver en Daniel Scioli al Duhalde de hoy. Pero Scioli es Scioli, y ya dijo que si la presidenta va por la reforma de la Carta Magna él estará del lado de Cristina. En el mientras tanto, la llama encendida de un nuevo mandato le permite a la presidenta evitar fugas y bloquearles a algunos de sus compañeros la posibilidad de iniciar campamento en otro territorio. Al fin, mantener lejos la teoría del pato rengo, esa que marca el camino del despoder.

Recuerdos del futuro. Están sí los justicialistas que recuerdan que aquella pelea entre Menem y Duhalde terminó con la Alianza gobernando el país, con el peronismo fuera del gobierno. Y temen que esa historia vuelva a repetirse si el camino de Cristina se tropieza con la mayoría de la sociedad rechazando su continuidad en el poder.

Es cierto que los argentinos han demostrado más de una vez que el bolsillo es el único reloj que los despierta, pero no es menos veraz que los proyectos re-reeleccionistas no han podido superar el tamiz de las mayorías. Mientras tanto, el gobierno no se detiene: activa, se mete en las escuelas, promueve el voto juvenil. El kirchnerismo hace política mientras los opositores se resignan a contemplar, nunca a ser una verdadera alternativa.

En ese ir por todo, la Casa Rosada repasa encuestas, traza horizontes, mira a los jóvenes de 16. "Che pibe, vení, votá", parece decirles

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}